Babiano Abogados
170203-Babiano abogados-37.jpg

Blog

Artículos y Actualizaciones Legales

Sobre la limitación a un mes del periodo para mantener el secreto de sumario

secreto-de-sumario.jpg

Las asociaciones de jueces valoran favorablemente la medida anunciada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, de establecer en la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal la limitación a un mes del periodo para mantener el secreto de sumario, siempre que pueda haber excepciones, pero ven poco efectivo el sistema de sanciones que quiere promover el ministro para evitar las filtraciones. Según ha manifestado el portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), Pablo Llarena, acortar el secreto de sumario es «una medida positiva» ya que cuanto más dura este periodo más se restringe «el derecho de defensa de los inculpados», si bien ha advertido de que «debería respetarse la posibilidad de ampliarse por resolución judicial fundada cuando haya razones objetivas que así lo justifiquen».

En este sentido, ha asegurado que «es lógico» establecer el periodo de un mes como límite pero también «supuestos excepcionales» porque es imposible que una investigación secreta produzca durante un mes sus efectos». «El secreto del sumario es una ventaja que se toma el Estado para tratar de ser mas eficaz», ha explicado.

No obstante, Llarena ha advertido de que esta medida no va a resolver el problema de las filtraciones, que se debe, ha señalado, a que el sistema actual no cuenta con los mecanismos necesarios para evitar esta práctica y disuadir a los que la cometen. «La escasez de medios que tiene la Administración de Justicia hace que no podamos investigar de dónde proceden las filtraciones y cuando se averigua, las sanciones previstas son de escaso alcance», ha criticado.

De esta forma, ha valorado positivamente el anuncio de Gallardón de crear un sistema de sanciones «más severo» pero ha apuntado que, «como en todo, no sólo hace falta escribir la ley sino dotar al sistema de mecanismos». «La situación cambiará cuando el Código Penal prevea sanciones importantes para aquellas personas que quebranten la confidencialidad de la investigación», ha augurado.

MEJORAR EL SISTEMA DE INVESTIGACIÓN

Por su parte, Jueces para la Democracia (JpD), ve «razonable» que se quiera acortar la duración del secreto sumarial, siempre y cuando esta medida vaya acompañada de una mejora del sistema de investigación utilizado actualmente para hacerlo más efectivo, ya que, tal y como ha manifestado su portavoz, José Luis Ramírez, «no se puede desvincular una cosa de la otra».

«Es una medida correcta restringir el secreto de sumario pero no se puede desvincular. Hay delitos como los de corrupción que son muy difíciles de investigar. Si no se tiene un sistema de investigación eficaz, y se acorta el periodo de secreto, puede resultar perjudicial», ha explicado.

Para Ramírez, el problema actual no es tanto «la duración del periodo del secreto de sumario», como el modo en el que se lleva a cabo la investigación, por lo que desarrollar esta medida sin la otra puede perjudicar la marcha de las investigaciones, que cada vez se extienden más en el tiempo debido a la complejidad de los asuntos a tratar. «Antes un mes tenía sentido, pero ahora no es así», ha señalado.

«No se pueden separar. La sensación que produce es que el ministro no sabe muy bien en qué Ministerio ha aterrizado. Lo que pone de relieve es que en relación con los verdaderos problemas no ha avanzado nada», ha criticado, para denunciar que la impresión de JpD acerca de Gallardón es que «va improvisando» su medidas.

Sobre la intención de endurecer las sanciones contra los responsables de las filtraciones, Ramírez ha manifestado que lo ve «bastante complicado» ya que, tal y como ocurre ahora, «en la mayoría de los casos no se puede determinar qué persona ha filtrado».

En este sentido, desde JpD consideran «más eficaz» que los medios de comunicación aprueben códigos deontológicos «para evitar que se vulnere la presunción de inocencia», en lugar de llevar a cabo la regulación propuesta por Gallardón, porque «la práctica ha demostrado que pocas veces las sanciones van a algún sitio y se acaban archivando».