Babiano Abogados
170203-Babiano abogados-37.jpg

Blog

Artículos y Actualizaciones Legales

El caso 'Odissey'

caso-odissey.jpg

... Aunque más bien deberíamos denominarlo el caso de "Nuestra Señora de las Mercedes", ya que éste era el nombre del navío español hundido frente a las costas de Norteamérica que fue expoliado por la empresa Odissey. He tenido la ocasión de leer una interesantísima entrevista al abogado norteamericano James Goold en las páginas de la revista de los Abogados del Estado. Este abogado norteamericano ha sido quien ha representado los intereses legales de España en los tribunales de los Estados Unidos para solicitar la repatriación de los objetos hallados en el buque "Nuestra Señora de las Mercedes".

Ha sido muy interesante conocer que en el caso judicial han estado representados no únicamente la empresa que recuperó los objetos del navío y el Estado español, sino que también se personaron en el mismo el gobierno de la República del Perú y 25 personas particulares (españoles, argentinos y peruanos). El gobierno peruano alegó que, a partir de su independencia, ostentaba derechos sobre las monedas de oro y plata y sobre todo los objetos provenientes del Virreinato del Perú aunque en aquellos momentos fuera territorio español. Los particulares alegaban supuestos derechos sobre las monedas halladas en el navío en su condición de herederos de antepasados españoles. Ni que decir tiene que las alegaciones del gobierno de Perú y la de los particulares interesados no han sido tenidas en cuenta.

El hundimiento del barco de guerra tuvo una gran importancia histórica ya que fue hundido en la batalla del 5 de octubre de 1804 contra la armada británica muy cerca de las costas españolas y transportando más de 1.000.000 de los llamados "pesos fuertes". Este ataque de la armada británica llevó al rey Carlos IV a declarar la guerra a Gran Bretaña metiendo a España en la guerra napoleónica y en todos los demás avatares históricos que le sucedieron.

El caso ya había tenido antecedentes legales porque el mismo abogado había participado en un pleito anterior entre el Estado español y veintisiete Estados norteamericanos por el asunto de los navíos españoles "el Juno" y "la Galga". Ambos eran buques españoles hundidos cerca de las costas de Virginia cuyo estado contrató a una compañía caza tesoros para que recuperara los restos de ambos barcos. El pleito resultó con una victoria total de los intereses españoles ya que los tribunales norteamericanos declararon que España seguía siendo propietaria de los buques conforme al derecho internacional.

El principal problema con el que se encontró la representación legal del Reino de España en el pleito fue que la empresa Odissey trató en todo momento de ocultar la documentación acreditativa de la identificación del navío hundido intentando mantener secretas las fotografías, videos, localización de las exploraciones, etc. El caso empezó a tomar color español cuando el Juzgado norteamericano emitió una orden judicial obligando a la empresa a dar acceso al Estado español a toda la documentación que tenía sobre el hallazgo. A partir de ese momento el abogado Goold en perfecta colaboración con la Abogacía del Estado y el equipo de historiadores organizado al efecto, pudo acreditar que el pecio correspondía al buque de guerra español conocido con el nombre de Nuestra Señora de las Mercedes.

Otro escollo que también tuvo que sortear la representación legal del Estado español fue la alegación presentada por la entidad demandada de que España había abandonado legalmente sus buques hundidos en Norteamérica cuando cedió el territorio a Gran Bretaña en el tratado de París de 1763. A estos efectos fue importante la alegación efectuada por España de que el hundimiento del Nuestra Señora de las Mercedes era un episodio similar al sufrido por Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial cuando en el ataque japonés a Pearl Harbor el USS Arizona quedó destruido lo que supuso la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial al igual que el hundimiento del Nuestra Señora de las Mercedes supuso la declaración de guerra de España a Gran Bretaña.

Al final todos los tribunales que han intervenido en el procedimiento están de acuerdo en que el navío Nuestra Señora de las Mercedes y sus pertenencias tienen inmunidad soberana para la jurisdicción norteamericana y que todos los objetos extraídos por la empresa Odissey deben ser devueltos como así ha sido. Los principios básicos en los que se fundamentan las resoluciones son el de la inmunidad soberana, que prohíbe a tribunales norteamericanos ejercer jurisdicción sobre navíos pertenecientes a otros Estados, y el cumplimiento del tratado hispano norteamericano de 1902 que reconoce de forma recíproca inmunidad de jurisdicción respecto a los pecios respectivos.

De esta manera se ha llegado a una solución feliz a un procedimiento que comenzó en el año 2007 y que ha terminado con la entrega a España de todas las pertenencias del Nuestra Señora de las Mercedes.