Babiano Abogados
170203-Babiano abogados-37.jpg

Blog

Artículos y Actualizaciones Legales

Las falacias de la democracia española III: Medios de comunicación y libertad de expresión

medios-de-comunicacion.jpg

Hemos repasado varios puntos relativos a la democracia española. Fundamental, el análisis crítico a la Constitución. Por otro, Entrando ya en el análisis puntual de las diferentes situaciones injustas que nuestro sistema democrático puede ocasionar nos vamos a referir hoy a los medios de comunicación.

Me tocó vivir en primera persona el asalto que un aspirante realizó a una alcaldía de la zona contando para ello con la complicidad de un periodista. El sistema es de lo más sencillo: el aspirante nutría al periodista de información confidencial del Ayuntamiento que, debidamente manipulada, daba a entender que el Alcalde era una persona corrupta y estaba amasando una gran fortuna personal. La simbiosis entre ambos es perfecta ya que por una parte el periodista consigue promocionarse dentro de su empresa de comunicación y el aspirante usa la información que el mismo ha suministrado como palanca de asalto al poder. Con la complicidad de este periodista se consigue erosionar la credibilidad del alcalde al que se pretende derribar. Lo normal es que el aspirante use las "informaciones de prensa" para atacar al que está en el poder. A medida que el tiempo pasa la información se manipula más para aumentar la presión. Llega un momento que hasta los propios concejales del Alcalde atacado terminan por creerse, sino la totalidad, si parte de la información que aparecen en los medios de comunicación y se comienza hablar de moción de censura y de ejercicio de acciones penales.

La moción de censura se produce y el alcalde es sustituido por el aspirante. Se inician acciones penales que van a demostrar como el alcalde destituido se ha enriquecido a costa del cargo. Pasan dos años y tras el pertinente juicio, los Tribunales determinan que no ha habido ningún tipo de enriquecimiento. Sin embargo el alcalde hace ya dos años que fue sustituido y no tiene forma alguna de recuperar el cargo ni el honor mancillado por el medio de comunicación. ¿Creen ustedes que dicho alcalde tiene alguna acción legal contra el medio de comunicación? Pues rotundamente no a pesar de que haya terminado con su carrera política, con su dignidad e incluso con su ambiente familiar. ¿Saben ustedes que le ocurrió al periodista? Pues que fue nombrado jefe de prensa cuando el aspirante logró ser Alcalde y gozó durante muchos años de un gran sueldo. Si esto sucede a nivel de un pequeño Ayuntamiento ¿qué no sucederá en otros centros de poder más importantes?

Y ahora digan ustedes algo sobre controlar los desmanes de los medios de comunicación, responsabilidad de periodistas, etc. Se le echarán encima tachándole poco menos que de dictador y anti demócrata que no respeta la "libertad de expresión". Pero ¿libertad de expresión de quién? Pues de la persona que ha puesto el dinero necesario para montar la empresa pues a nadie más representa ningún medio de comunicación. Esto lo entendió muy bien el actual presidente de Italia cuando comenzaron sus problemas con la Justicia. Utilizó sus empresas de comunicación para hacerse Presidente del país y así conseguir inmunidad frente a las acciones judiciales que le perseguían.

Pues bien estos empresarios gozan de una situación de privilegio ya que pueden destruir impunemente la vida de cualquier persona. Además estas empresas no están sometidas a ningún tipo de control por lo que cualquiera puede acceder a ellas. Pero es que estas empresas de comunicación necesitan tener ingresos como cualquier otra y por tanto son muy vulnerables a las "influencias" de los sectores que les paguen. Por tanto su pretendida objetividad y libertad de expresión es inexistente ya que siempre dependerán de sus "clientes" o personas a quienes facturan. Si observan detenidamente periódicos con ediciones en diferentes zonas del país verán que muy a menudo la idea que se defiende en una edición es contradicha en otra. La explicación es sencilla: en una región su cliente le obliga a mantener una idea y en otra región su cliente le obliga a mantener la contraria. Esto los políticos lo saben manejar muy bien de tal manera que una proporción importante de los fondos públicos van a parar a estos medios de comunicación. De ahí que estos medios existan en tanto en cuanto cumplan la función que el poder político les requiera y cuanto más fuerte sea el poder político más grado de influencia tendrá sobre el medio de comunicación.

Como conclusión verán que tras una apariencia democratizadora y de libre opinión en realidad se oculta una vez más la larga mano del poder político sin posibilidad alguna para el ciudadano de intervenir en este juego de poderes. Si quieren llegar a conclusiones claras sobre lo que estamos diciendo nada más que tienen que seguir la evolución del grupo Prisa, mimada por unos gobiernos hasta alcanzar la cima del poder económico y pisoteada por otros gobiernos para llegar a una situación financiera lamentable.

El único control que realmente tienen los medios de comunicación es el de la "credibilidad" de tal manera que un medio que no sea creíble no venderá muchos ejemplares y no tendrá clientes a los que facturar; por lo que su supervivencia depende de esta credibilidad. Pero este control el único sitio que nos conduce es la sutileza de tal manera que el medio se presentará como creíble y objetivo aunque subliminalmente estará enviando el mensaje que realmente le interesa enviar. O mantendrá una actitud realmente objetiva hasta unos meses antes de las elecciones para, durante las mismas, vender al poder político la credibilidad ganada durante los meses anteriores de objetividad. Los buenos medios de comunicación son aquellos que consiguen mantener la apariencia de credibilidad por una parte y de tener contentos a sus clientes por otra. Se trata de meter la patita pero que no se note.

No podemos por tanto considerar a los medios de comunicación como contrapesos o controles del poder político sino como una continuación del mismo y aunque sirven como válvula de escape para la presión social, no cumplen a mi juicio ningún cometido de contrapeso real al poder.