Babiano Abogados
170203-Babiano abogados-37.jpg

Blog

Artículos y Actualizaciones Legales

¿Se les pueden pedir responsabilidades a los gestores públicos?

responsabilidades-gestorespublicos.jpg

¿Es necesario tipificar como delito la gestión deficiente del gasto público en España o es suficiente con aplicar las normas que ya forman parte de nuestro ordenamiento jurídico actual pero que no se aplican en sus justos términos? A esta pregunta trata de responder un trabajo que nos presenta Pilar Jiménez Rius, Letrada del Tribunal de Cuentas, y que nos llega a través del Diario La Ley. En definitiva, lo que Pilar Jiménez Rius señala es la necesidad de reflexionar sobre si es necesario modificar el ordenamiento jurídico vigente para poder exigir responsabilidades a los gestores que han incumplido dichos mandatos legales y que han ocasionado un elevado déficit presupuestario que ha avocado a España a una crisis económica sin precedentes.

Los motivos y razones para ello son claros. La gestión de los fondos públicos de una manera deficiente pone en evidencia, cuando menos, una dejadez o falta de diligencia por parte de los gestores públicos, que, en algunas ocasiones, bien podrían conllevar responsabilidades disciplinarias. No solo eso, dicha gestión deficiente podría también llegar a ser constitutiva de responsabilidad patrimonial, penal y/o contable. Es por ello que, en el estudio que ha llegado al despacho Babiano Abogados se analizan uno por uno los diferentes tipos de responsabilidades que pueden derivarse de una deficiente gestión de fondos públicos.

Como conclusiones –más información sobre este tema en Babiano Abogados–, las siguientes realidades y reflexiones:

“Nuestro ordenamiento jurídico vigente regula y sanciona desde el punto de vista disciplinario (Estatuto Básico del Empleado Público), administrativo ( Ley 30/1992), contable (Ley Orgánica y de Funcionamiento del Tribunal de Cuentas) y penal (Código Penal) un importante número de actuaciones relacionadas con la gestión del gasto público.

Los órganos gestores de fondos públicos y las autoridades deben ser conscientes de que cuando se gasta sin saber si hay crédito o a sabiendas de que no lo hay están cometiendo una ilegalidad y que dicha ilegalidad tiene prevista su sanción (disciplinaria, administrativa, contable y penal) en la normativa vigente actual. Y no basta alegar el hecho de que en aras al principio de la eficacia y las trabas impuestas por el Derecho Administrativo se hayan ejecutado gastos sin haberse cumplido los requisitos legales. El principio de eficacia en las Administraciones Públicas debe ir siempre guiado por el principio de legalidad, pues está en juego el interés público. En este caso, están en juego también los fondos públicos.

En nuestro ordenamiento jurídico hay, pues, suficientes instrumentos jurídicos para castigar la gestión deficiente de los fondos públicos. Por tanto, y siempre con absoluto respeto al principio de tipicidad y legalidad penal, ¿tan cierto es como pretenden algunos que no se pueda castigar la actuación de algunos gestores públicos que han ocultado facturas o gestionado deficientemente el gasto público como prevaricación?

La idea de tipificar como delito el hecho de ejecutar un gasto sin crédito presupuestario no va a evitar que se sigan reproduciendo situaciones como las que estamos viendo en la actualidad. Ello porque,  en mi opinión, el principal obstáculo que encontramos para reprimir y castigar estas conductas en el sector público español no es la falta de normativa o de tipificación penal, sino que en la práctica no se persiguen las actuaciones supuestamente constitutivas de infracción disciplinaria, administrativa, contable y/o penal. Ello ha provocado una sensación de inmunidad e impunidad en los gestores y autoridades que manejan fondos públicos que ha invadido las haciendas de nuestras Administraciones Públicas españolas llevándolas a un estado de quiebra técnica que ha contagiado al resto de la economía nacional.

No obstante, y dado el elevado grado de incumplimiento en esta materia y en aras al principio de seguridad jurídica penal, quizá sería conveniente la tipificación penal concreta del delito de gasto ejecutado sin crédito presupuestario."