Babiano Abogados
170203-Babiano abogados-37.jpg

Blog

Artículos y Actualizaciones Legales

Los detectores de radar

velocidad.jpg

Recientemente se ha dictado una sentencia por la que se deja sin efecto la sanción de multa y pérdida de 2 puntos impuesta en 2009 a un conductor por llevar instalado en el vehículo un detector de radar.

El conductor sancionado había interpuesto un recurso contencioso administrativo contra la resolución de fecha 5 de agosto de 2010, dictada por el Director General de Tráfico por la que se desestimaba el recurso de alzada interpuesto por el mismo frente a la dictada por la Jefatura Provincial de Tráfico, en fecha 12 de marzo de 2009, que acordaba imponer la sanción de multa de 150 euros y perdida de dos puntos de la autorización administrativa para conducir.

La sanción impuesta al recurrente lo había sido en base al hecho estimado probado de «circular llevando instalado un mecanismo o sistema encaminado a eludir la vigilancia del tráfico, detector radar con su antena.

Para entender bien la sentencia que comentamos es necesario tener en cuenta que la anterior Ley de Tráfico estipulaba en el Art. 64.4.e), como infracción de carácter grave la consistente en: e) Conducir utilizando dispositivos incompatibles con la obligatoria atención permanente a la conducción en los términos que se determinen reglamentariamente.

Esta Ley fue reformada mediante la Ley 18/2009, de 23 de noviembre, ley cuya entrada en vigor se produjo con carácter general el 23 de mayo de 2010. A partir de dicha reforma, la infracción fue excluida del catálogo de infracciones previstas en la Ley de Tráfico, pasando a ser tipificada, si bien como infracción muy grave, en el Art. 64.5.h) el «Conducir vehículos que tengan instalados inhibidores de radar o cualesquiera otros mecanismos encaminados a interferir en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia del tráfico».

Puede apreciarse que la redacción dada por la nueva ley castiga únicamente la instalación de inhibidores pero no de detectores por lo que al amparo de la nueva normativa la infracción sancionada, en el asunto que comentamos, no estaba ya tipificada como infracción de carácter grave en el momento en el que se resuelve el recurso contencioso administrativo.

Como consecuencia de ello la sentencia pasa a examinar si el principio de retroactividad de la norma más favorable puede darse en cualquier momento en el que se examine la aplicación de dicho principio con independencia del momento en el que se haya cometido la falta que haya dado lugar a la sanción.

Y para ello aplica lo dispuesto en el artículo 128,2 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, reguladora del Procedimiento Administrativo Común (LPC), que dispone lo siguiente: «Las disposiciones producirán efecto retroactivo en cuanto favorezcan al presunto infractor». Y también la jurisprudencia del Tribunal Supremo que se ha mostrado favorable a que la aplicación retroactiva de la norma sancionadora más favorable se pueda hacer en cualquier momento, incluso al resolver el recurso contencioso-administrativo interpuesto contra la resolución sancionadora dictada conforme a la norma vigente en ese momento, que es menos favorable que otra posterior vigente en el momento de decidir el recurso contencioso-administrativo.

Teniendo en cuenta lo anterior resulta que los hechos por los que fue sancionado el recurrente, esto es, «llevar instalado un mecanismo o sistema encaminado a eludir la vigilancia del tráfico, antenas detectora de radar», ya no son constitutivos de infracción.

Consecuencia de lo expuesto y dado que a partir de mayo de 2010 la infracción por la que fue sancionado el recurrente dejó de estar entre el catálogo de infracciones graves a que se refiere el art. 65.4 de la Ley de Tráfico, hay que concluir que en aplicación de la norma sancionadora más favorable, y al haber dejado de estar tipificados como infracción los hechos por los que el demandante fue sancionado, no cabía más que la estimación del recurso dejando sin efecto la sanción impuesta.

Sacamos pues dos conclusiones:

a)      La utilización de detectores de radar ha dejado de ser un infracción administrativa ya que únicamente está penalizado el uso de inhibidores de radar.

b)      Si todavía estamos pendientes de alguna resolución de algún recurso interpuesto contra una multa por la utilización de detectores de radar podemos alegar los argumentos contenidos en el presente artículo con absoluta seguridad de que serán tenidos en cuenta por el Tribunal que los esté analizando.