Babiano Abogados
170203-Babiano abogados-37.jpg

Blog

Artículos y Actualizaciones Legales

Cuestiones relativas a herencias en caso de uniones no matrimoniales

herencia.jpg

Actualmente, son muchas las personas que deciden compartir la vida –y todo lo que ello conlleva- sin formalizar la unión con el matrimonio. Esto ocasiona no pocos problemas cuando uno de los miembros de esta relación fallece y toca conocer el testamento y repartir la herencia. En Babiano Abogados reseñamos un caso en el que los herededo del conviviente fallecido exigen rendición de cuentas al sobreviviente de las cantidades de las que este dispuso en vida del otro. El caso se resuelve así: “Los herederos del conviviente fallecido no pueden exigir al sobreviviente una rendición de cuentas de las cantidades de las que este dispuso en vida del otro procedentes de cuentas bancarias conjuntas”.

Las sentencias de instancia estimaron la demanda de extinción de la situación de proindiviso que mantenían los litigantes respecto a una vivienda y desestimaron la reconvención en la que se interesaba la condena a la actora reconvenida a rendir cuenta de su gestión respecto de las cuentas corrientes que mantuvo en cotitularidad con el causante de los reconvinientes. El Tribunal Supremo declara no haber lugar al recurso de casación interpuesto por los demandados.

Como reseñábamos al principio, se trata de una situación de unión no matrimonial. "Los herederos del conviviente fallecido no pueden exigir al sobreviviente una rendición de cuentas de las cantidades de las que este dispuso en vida del otro procedentes de las cuentas bancarias conjuntas en las que se confundían las cantidades ingresadas por uno y otro. Ha de entenderse que el disponente contaba con la aceptación y consentimiento de su pareja, con la que tenía proyectado contraer matrimonio.

Lo procedente en tal caso es que, al momento del fallecimiento, se hubiera bloqueado la mitad del saldo de las referidas cuentas, bajo la presunción (salvo prueba en contrario) de que la mitad correspondía a cada uno de los interesados, con la finalidad de que se determinara la propiedad de dichos saldos y la inclusión de la parte correspondiente de los mismos en el caudal hereditario del fallecido.”