Babiano Abogados
170203-Babiano abogados-37.jpg

Blog

Artículos y Actualizaciones Legales

El Imputado

En el momento de escribir estas líneas faltan pocas horas para que declare como imputada la Infanta Dña. Cristina. Y, como cada vez que existe un procedimiento de carácter mediático, la gente se pregunta en qué consiste ser imputado en una causa criminal. Simplificando mucho las cosas (y que me perdonen mis colegas especialistas en procesal) en el procedimiento penal existen dos fases claramente diferenciadas: la de investigación y la de enjuiciamiento. En la primera fase se trata de averiguar si se ha cometido o no un acto de carácter criminal, si, de haberse cometido, cuáles son sus características para adaptarlo a los distintos tipos reconocidos en el Código Penal, qué personas pueden ser sus autores y, caso de pluralidad de personas que pudieran haberlo cometido, la participación que cada una de ellas haya tenido.

Esta fase puede durar más o menos tiempo dependiendo de la complejidad de los actos criminales que se entiendan cometidos y, además, pueden ser citados al procedimiento las diferentes personas que de un modo u otro hayan tenido relación con los actos que se están investigando. Esta situación abarcará desde las personas que inicialmente aparezcan como responsables al 100% de los actos investigados hasta las personas que hayan tenido una ínfima o mínima relación con tales hechos. Y dependiendo de su mayor o menor relación con el acto criminal las personas citadas pueden ir en calidad de "testigos" o de "imputados".

Los primeros acuden porque se presume que pueden aportar detalles que esclarezcan el acto investigado pero no porque se piense que tienen algún tipo de participación en la comisión del delito. Por dicho motivo están obligados a decir la verdad y el perjurio o falsedad en su declaración, constituye a su vez un delito. Además no están asistidos por ningún Letrado.

Los segundos acuden porque se piensa inicialmente que pueden haber tenido algún grado de participación en el delito que se investiga. Dicho grado de participación puede ser como autor, coautor, cómplice, encubridor, etc. y como existe la sospecha inicial de que puedan ser declarados culpables, con algún grado de participación en la comisión del hecho delictivo, se les dota de una serie de garantías procesales. Fundamentalmente deben comparecer asistidos por Letrado y no están obligados a declararse culpables lo que les permite incluso la posibilidad de mentir.

Una vez que la fase de investigación ha terminado el Juez Instructor debe dictar una resolución manifestando que inicialmente aparece acreditada la comisión de unos hechos, que dichos hechos revisten los caracteres de alguno de los delitos previstos en el Código Penal y que de dichos hechos aparecen como inicialmente responsables, con los distintos grados de participación que prevé la Ley, determinadas personas. Pues bien es en este momento en el que finalmente se dirige la acusación contra determinadas personas y por hechos concretos. Y es sólo en este momento cuando propiamente puede hablarse de "acusado" o "procesado".

Evidentemente todo "acusado" o "procesado" ha debido comparecer en la fase de investigación como "imputado" pero no todos los imputados terminan siendo acusados o procesados. Y en la práctica esto sucede con muchísima frecuencia porque los Jueces españoles son muy celosos al ahora de preservar las garantías procesales. Además de esta filosofía constitucional en el ejercicio de la justicia, se da otro elemento mucho más práctico: en el caso de duda entre llamar a comparecer a una persona como testigo o como imputado porque los hechos no están claros en la fase inicial de la investigación, el Juez siempre solicitará la comparecencia como imputado. Porque si lo hace como testigo, éste está obligado a declarar la verdad y si posteriormente a lo largo de la investigación se demuestra que tuvo que comparecer como imputado se puede dar lugar a la nulidad del procedimiento porque como imputado no está obligado a declararse culpable ni tiene la obligación de decir la verdad.

Esto da lugar a que en un procedimiento penal complejo y con muchas ramificaciones se tome declaración en concepto de imputado a muchas personas con objeto de otorgarles las garantías procesales previstas en la Ley y evitar la nulidad del procedimiento por cuestiones formales. Pero ello no significa en modo alguno que resulten finalmente acusadas o procesadas. Como hemos expuesto esta figura únicamente se produce cuando el Juez decide finalizar la fase de investigación y señala a los inicialmente culpables para que se abra la fase de enjuiciamiento en la que finalmente se determinará la culpabilidad de tales personas mediante el dictado de la correspondiente sentencia.

En conclusión: el imputado comparece en el procedimiento porque se "sospecha" de su posible participación en un acto delictivo pero dicha cualidad de imputado no significa que al final de la investigación resulte acusado o procesado. El acusado comparece en el procedimiento porque existe la "certeza" indiciaria de su participación en el acto delictivo.

Aplicando lo dicho a la realidad mediática que se está viviendo en España en los últimos años, veremos que muchos imputados son considerados ya como acusados de forma injustificada porque hasta que el juez no dirige la acusación contra personas concretas y por hechos concretos no podemos hablar propiamente de procesados o encausados. No resulta por tanto de extrañar la frustración que puede darse en la opinión pública cuando una persona aparece en los medios como responsable de algún delito y finalmente aparece una sentencia exonerándola de toda culpa. Deberíamos aplicar el modelo anglosajón en el que, una vez abierta la fase de investigación de un delito, nadie puede dar información sobre dicho procedimiento y, ni mucho menos, informar acerca de las personas que se ven involucrados en el mismo. Esta es la vía que de forma muy tímida y timorata ha escogido el nuevo proyecto del código procesal penal al dotar de competencias al Tribunal para acordar el cese de la difusión de información sobre un proceso.